El que la raó mai no ens pot donar (José Casanova).



La fe es previa a la razón. De niños creemos en los padres, en el mundo, en los demás… Sin creencias no podemos vivir. Que el Sol daba vueltas a la Tierra era una creencia normal hasta que llegó la ciencia y nos dijo ‘no te creas todo lo que tus ojos ven’. El raciocinio te fuerza a ver una realidad distinta a lo que es el sentido común. La primera creencia es el sentido común, ya sea por lo que perciben nuestros sentidos o por lo que nuestro grupo define como real. El raciocinio es una forma de reflexión que cuestiona precisamente el sentido común y que ofrece una visión alternativa.

El fallo de la ciencia es creer que esa visión alternativa es la verdadera, la única. Hay que darse cuenta de que esa visión nunca va a desplazar las formas de creer. Puedo creer en la teoría de que el Sol es simplemente una bola de gases o lo que sea, pero hay una dimensión estética, por ejemplo, de una puesta de sol sobre la cual la ciencia no tiene que decirme nada. Es el intento de reducirnos a ser puramente pensamientos, mentes. Es un poco cartesiano, ¿no?

Es la idea de nacer con 20 años ya cumplidos para no tener que pasar por la niñez, llena de sentimientos, de ilusiones… No podemos dejar de ser animales corpóreos, que tenemos sentimientos, que nos identificamos los unos a los otros a través de las relaciones personales, y eso es algo que el raciocinio no puede darnos. El raciocinio nos ofrece una forma de ser humanos distinta, pero no la humanidad que uno encuentra en la versión más primitiva del ser humano, en los grandes mitos, ritos… Podemos desmitificar los mitos, pero no abandonarlos, porque los necesitamos. Necesitamos cuentos, narraciones, somos animales que necesitan narrar quiénes somos y de dónde venimos, y eso la ciencia no nos lo puede dar. 
La ciencia puede funcionar como si Dios no existiera, pero las personas no tanto, aunque vemos sociedades modernas muy secularizadas en las que la gente no cree y no necesita creer. No creo en la idea de que los seres humanos somos ‘homoreligiosos’ y que necesitamos la religión. Lo que sí creo es en la necesidad del hombre de trascender, y eso puede ser por medio de experiencias religiosas, pero también a través de experiencias estéticas o de otro tipo.
A veces situamos el concepto de creer en la fe, en los credos, pero no es algo cognitivo. La religión es un sistema existencial. Por ejemplo, la ciencia nos dice que si seguimos ecológicamente el camino que estamos trazando, vamos al suicidio colectivo. Pero la ciencia no puede convencerte para que actúes. Para que uno se mueva tiene que haber una fuerza ética que proviene de dentro que te dirija y que va más allá de ti. Y eso es lo que la religión te da, esa posibilidad de trascender más allá de ti mismo y de pensar que formas parte de un mundo.
Josep Pita, entrevista a José Casanova: "La fe es previa a la razón", La Vanguardia 31/05/2018

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

Zombificació.