L'assumpte de la política és la llibertat.



En La condición humana Arendt distingue entre la política, cuyo asunto es la libertad, y la economía, cuyo tema es la necesidad. Como economía y política eran lo mismo para los pensadores totalitarios, en particular los marxistas, muy influyentes durante la época de la Guerra fría, estas idea se recibieron con fuertes polémicas. El planteamiento de Arendt atacaba las bases del pensamiento de izquierdas. La afirmación de que el hombre sólo es humano cuando no actúa condicionado por las necesidades de la vida -idea cuya posibilidad aplazaban los marxistas para el día en que la revolución triunfase- constituye el núcleo de la visión arendtiana de la política. esta deja de serlo estrictamente cuando deviene economía. la libertad es la que origina y hace posibles el espacio público y la historia: sin ella ambas cosas son imposibles. 

¿Ha sido el fracaso de la modernidad y su concepción del mundo como un proceso de fabricación, producción y consumo el que ha llevado finalmente a la crisis? Su respuesta, parcialmente al menos, es afirmativa. La modernidad ha culminado en un mundo en el que lo social ha devorado a lo público, la economía a la política, la necesidad a la libertad. 

José María Herrera, Hannah Arendt, una pensadora valiente, Claves de Razón Práctica, nº 258, mayo/junio 2018

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

Zombificació.