Soberano: ¡Es cosa de hombres!



Debo confesar en este punto que, a pesar del grandísimo prestigio acumulado por la definición de soberano de Schmitt (“el que puede declarar el Estado de Excepción”, o sea, el que puede saltarse la ley y, en definitiva, el que puede declarar la guerra, diciendo así quiénes son los amigos y quiénes los enemigos), la fórmula siempre me ha recordado la acuñada en la década de 1960 por los publicistas de la empresa González Byass para un brandy español no casualmente llamado Soberano, y casi tan políticamente incorrecta como las consignas de Schmitt: ¡Es cosa de hombres! Hombres naturales cuya virilidad no estuviese reblandecida por la relajación del Estado del bienestar, hombres-hombres, hombres auténticos (y no este simulacro en el que nos hemos convertido los ciudadanos varones), capaces de saltarse la ley vigente, como hizo el general Franco –ese “universal concreto” bajito- para proteger el derecho sagrado del pueblo español a la vida, para crear otra legalidad nueva con la violencia de su fusil y de su sable.

El virus Schmitt


José Luis Pardo, Estudios del malestar. Políticas de la autenticidad en las sociedades contemporáneas, Anagrama, Barcelona 2016

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

Zombificació.