Els fonaments del diàleg socràtic.


Podríamos decir que la primera condición de todo diálogo es comprometerse a pensar lo que se dice, a no hablar contra lo que se piensa, a no decir una cosa y a la vez la contraria; y si el pensamiento es (como a veces dice Platón) el diálogo del alma consigo misma, ello implica ante todo estar de acuerdo consigo mismo. Por tanto, “estar de acuerdo consigo mismo” no quiere decir no cambiar de opinión o no dar jamás la razón al interlocutor sino, por el contrario, estar dispuesto a hacerlo sin vergüenza ni animosidad para poder seguir pensando, es decir, para no mantener al mismo tiempo una opinión y la contraria (que es lo que impide pensar). Entonces, esto no tiene nada de vergonzoso sino que, al revés, lo vergonzoso sería persistir en una opinión insostenible (hablar sin que sea posible entenderse) y convertir la conversación en una pelea que terminaría en una gresca. Éstas son las bases de esa conversación que Sócrates llama diálogo.


El virus Schmitt

José Luis Pardo, Estudios del malestar. Políticas de la autenticidad en las sociedades contemporáneas, Anagrama, Barcelona 2016

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

Zombificació.