dimecres, 9 de novembre de 2016

Rancière: ensenyar filosofia.


Es muy difícil medir exactamente el rol de la enseñanza de la filosofía, pero pienso que en los establecimientos secundarios la filosofía justamente ha jugado el rol de una disciplina que está un poco aparte, y por consiguiente que no obedece a una suerte de programación de los saberes, que no obedece a una finalidad más o menos decidida desde lo alto.

No estoy seguro de que necesariamente la filosofía transmita valores universales, pero pienso que ha jugado efectivamente del rol de un curso donde de pronto todas las lógicas de transmisión normales de los saberes se interrumpen. Creo que ha jugado ese rol la filosofía y creo que esto es muy importante. Recuerdo muy bien que en la universidad donde yo enseñaba había muchos estudiantes que venían de clases profesionales, de clases técnicas, y la clase de filosofía para ellos era un momento justamente donde esta especie de destino social que era el suyo de pronto se anulaba; para ellos era una especie de pequeña luz en el universo. Creo que es muy importante que guarde uno justamente esta enseñanza que no tiene una finalidad bien determinada, pero que es como un momento de libertad, de interrogación para los estudiantes.

Jacques Rancière, La filosofía en los colegios, Didáctica de la filosofía 09/11/2016