L'experiment de Pàvlov.




Diseñar los experimentos para tratar de condicionar estos reflejos naturales no fue tarea fácil. Para poder evaluar la producción de saliva, a Pávlov se le ocurrió una sencilla operación quirúrgica, que consistía en derivar la salida de una glándula salival a la mejilla o a la barbilla del animal y, mediante un enganche, ajustar una probeta para poder cuantificar y analizar la producción de saliva. De esa manera pudo asociar diferentes estímulos ajenos al perro con la aparición de alimento y evaluar si era posible condicionarlo para que asociara esos estímulos a la comida y produjera saliva sin la presencia de ella, algo que efectivamente pasó. Como estímulos condicionantes, Pávlov utilizó la rotación de objetos, metrónomos, silbatos, timbres, diapasones y bocinas. Así, después de un entrenamiento, el animal asociaba esos elementos con la presencia de comida y producía saliva sin que le ofrecieran alimento alguno. Parece ser que el científico casi nunca utilizó una campana, a pesar de que cuando se narra este experimento se suele hacer referencia a que los perros salivaban al oírla.

J. M. Mulet, Pávlov no tuvo un solo perro, El País semanal 28/03/2019

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.