Filosofar és una manera de fer-se mal (Wittgenstein)

Wittgenstein está entre quienes han asumido con entera lucidez el trabajo de filósofo y el trabajo de filósofo no es otra cosa que la «funesta» manía de pensar. «No se puede pensar decentemente si uno no quiere hacerse daño a sí mismo», dijo también Wittgenstein.
Wittgenstein hubiera sufrido, de todas formas. Sin embargo, pudiendo haber sido, entre otras cosas, músico, ingeniero aeronáutico, maestro rural, arquitecto, optó por la más refinada forma de tormento: optó por ser filósofo, que es la forma de atormentarse en vano. Gracias a eso pudo decir, en vísperas de su muerte y para que lo transmitieran a sus amigos: «Dígales que he tenido una vida maravillosa.»
Alfredo Relaño, Ludwig Wittgenstein, una vida atormentada, El País 16/05/1976

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.