El poder del llenguatge i l'esquerra reaccionària.





Este verano a quienes llegaban en pateras pasaron a llamarlos «migrantes» en lugar de «emigrantes». No es seguro que se enteraran y es seguro que, con el cambio de denominación, su vida sigue siendo igual de miserable. Las palabras no tienen poderes taumatúrgicos, salvo cuando se escriben en el B.O.E.

Hay pocas cosas más democráticas que el lenguaje. La escritura se puede cambiar con una orden de un día para otro. Es una convención de segundo orden. Representa las palabras no las cosas, salvo en casos excepcionales. En julio de 1928 Atatürk sustituyó al antiguo alfabeto otomano por una versión ampliada del alfabeto latino. Con las palabras es más complicado. Las personas hablamos, incluso las analfabetas. El significado nos lo encontramos, no lo «decidimos». Como la vida. Nos encontramos con las palabras y al usarlas contribuimos a reforzarlas. Uno puede decidir usar las palabras como quiera, lo que no puede es pretender que los demás lo entiendan. Salirse del uso común es quedarse fuera de juego. Es como conducir, a todos nos sale a cuenta mantenernos en nuestra derecha mientras los demás se mantienen en ella.

El mundo está lleno de injusticias, de racismo, de sexismo, de menosprecio. Los débiles carecen de poder y se llevan la peor parte. Los gitanos han sido estigmatizados y por eso la palabra «gitano» estigmatiza. Ese es el orden causal, no el inverso. Si a los gitanos pasamos a llamarlos «zíngaros» su situación no mejorará y, al poco tiempo, «zíngaro» cumplirá las mismas funciones que «gitano». Las palabras son un eco de las maldades del mundo o un reflejo. Como una fotografía. Por supuesto, yo puedo retocar mis fotografías, pero no por eso mejorará mi aspecto.

La izquierda reaccionaria está entregada a la mampostería palabrera. Es una señal más de su elitismo insano, el clasista. Cada día factura una nueva palabra que ni mejora el mundo ni sirve para entenderlo mejor. Claro que peor es cuando le da por prohibir las palabras. O las ideas.

Felix Ovejero, facebook 2/1272018

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.