Pas de vianants en 3 dimensions.


Ísafjörður tiene unos 3.000 habitantes y la casa más antigua de Islandia. Desde el jueves pasado esta pequeña ciudad pesquera, capital de la región de los Fiordos del Noroeste, tiene además de sus pintorescas casitas de madera, una nueva atracción turística: un paso de cebra cuyas barras, gracias a un efecto óptico, parecen flotar tridimensionales sobre la calzada. La idea es que al verlo los conductores frenarán. El efecto inmediato es que un anodino cruce de Ísafjörður se ha hecho famoso.

Patricia Gosálvez, El paso cebra que engaña a tu cerebro para que frenes, El País 27/09/2017

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.