Entrevista a David Eagleman:




Il.lusions òptiques: Cuando intentamos comprender la conciencia, somos como peces en el agua: nunca hemos visto otra cosa que no sea agua, así que es muy difícil reconocer o explicar. Las ilusiones ópticas son como una burbuja: hacen que el pez se pregunte si hay algo más grande detrás. En otras palabras, las ilusiones ópticas y condiciones interesantes como la sinestesia son entradas poderosas para entender la realidad y cómo esta se compara con nuestra percepción.

Temps i memòria: El tiempo es memoria. Cuando el cerebro pregunta: “¿qué acaba de ocurrir?”, ya está sacando información de un mundo desaparecido: recurre a huellas de la memoria. Mis investigaciones han mostrado que cuando vivimos una situación que amenaza nuestra vida tenemos recuerdos más densos. Cuando los volvemos a leer, creemos que todo ocurrió a cámara lenta. La única interpretación de nuestro cerebro es que todo el acontecimiento debió de llevar más tiempo.

L'inconscient: La mayor parte de lo que ocurre en el cerebro humano ocurre sin que nosotros lo sepamos o seamos conscientes. La mente consciente (la parte que cobra vida cuando te despiertas por la mañana) es como el armario de las escobas en la mansión del cerebro. Es la parte más pequeña de lo que está pasando.

Lliure albir: En este momento, la mayoría de los neurocientíficos creen que no tenemos libre albedrío. ¿A qué se debe esta loca afirmación? Es porque, por lo que podemos saber, todas las partes del cerebro son impulsadas por otras partes del cerebro. En otras palabras, no hay parte del cerebro que sea libre para operar fuera del dominio de la física básica. Es un sistema fantásticamente complejo, pero a medida que el cerebro toma nuevos aportes avanza al siguiente estado del sistema. Ahora bien, es posible que nuestra ciencia sea demasiado joven para entender el libre albedrío y lo que queremos decir cuando hablamos de él, pero en este momento no parece que haya un “fantasma en la máquina”.

Ciència i ficció: Veo la ficción como una extensión de la ciencia. En el laboratorio generamos preguntas del tipo “¿y si?” y luego tenemos reglas particulares para responderlas. En la ficción generamos también cuestiones del tipo “¿y si?” y luego utilizamos otra caja de herramientas para explorarlas, a menudo cubriendo un territorio más amplio. La ficción empieza donde el método científico termina.

Daniel Gascón, entrevista a David Eagleman: "La mente consciente es como el armario de las escobas en la mansión del cerebro", Letras libres 14/08/2017

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

The End.