L'home determinista en un món probabilístic.



En 1972, el psicólogo Amos Tversky garabateó esto en un papelito:
«La gente predice inventándose historias.
La gente predice muy poco y lo explica todo.
La gente vive bajo incertidumbre, le guste o no.
La gente acepta cualquier explicación que encaje con los hechos.
La gente se esfuerza por obtener información que ya tiene.
El hombre es un instrumento determinista lanzado a un universo probabilistico».

Cuarenta años después esas ideas ganarán un Nobel.

Kiko Llaneras, El post-it que valió un premio Nobel, jot down. El País, julio 2017, n° 23

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.