Les tesis d'Antístenes.



No es posible contradecir, o sea, enunciar proposiciones contradictorias sobre un mismo asunto, pues si dos interlocutores hablan de la misma cosa, no pueden por menos de decir la misma cosa, y si dicen cosas diferentes es que no hablan de la misma cosa.
No es posible mentir o equivocarse, pues hablar significa siempre decir algo, o sea, algo que es, y lo que no es nadie puede decirlo; no hay, pues, término medio entre “no decir nada” y “decir verdad”.
El principio común de esos dos argumentos se expresa con mucha claridad en un texto que nos transmite Proclo: “Todo discurso, dice Antístenes, está en lo cierto; pues quien habla dice algo, pero quien dice algo dice el ser, y quien dice el ser está en lo cierto. (Proclo, in Cratylum, 429 b, cap-37)

Antístenes sólo quiere emplear el verbo legein en su uso transitivo: hablar no es hablar de, lo que implicaría una referencia problemática o algo más allá de la palabra, sino decir algo, ahora bien, ese algo que se dice, necesariamente se dice del ser, puesto que el no-ser no es; así pues, ni siquiera basta con hablar de una relación transitiva entre la palabra y el ser, pues no hay paso de una a otra, sino más bien adherencia natural e indivisible que no deja lugar alguno a la contradicción, la mentira o el error. (98-99)
 
Pierre Aubenque, El problema del ser en Aristóteles, Taurus Ediciones, Madrid 1984

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

The End.