Els penals i els biaixos cognitius.




Los penaltis se rigen por la ley de los números pequeños: las personas encontramos patrones donde solo hay azar. Si un delantero marca en tres partidos seguidos, diremos que está en racha aunque no existen tales rachas. Y si a nuestro equipo dejan de pitarle varios penaltis, sentiremos que hay gato encerrado. El sesgo de confirmación nos cargará de razón y el de negatividad hará el resto: solo llevamos la cuenta de los penaltis cuando el equipo perjudicado es el nuestro.

Kiko Llaneras, Piqué y los sesgos cognitivos, Ratio. El País 13/01/2017

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

The End.