La funció no significativa del llenguatge, segons Gorgies.




El discurso, siendo él mismo un ser, no puede expresar el Ser; pues expresar quiere decir, en cierto modo, ser otra cosa de lo que se es: realidad sensible, pero también signo de otra realidad. (101-102)
Gorgias ha llevado a sus últimas consecuencias coherentes una concepción y una práctica del lenguaje que ignoran aún su función significante: no por ello el lenguaje pierde valor, pero, como no es el lugar de relaciones significativas entre el pensamiento y el ser, resulta sólo el instrumento de relaciones existenciales (persuasión, amenaza, sugestión, etc.) entre los hombres. (102)
A decir verdad, Gorgias parece llegar así a una conclusión inversa a la de Antístenes. Afirmar que el ser es incomunicable, porque el discurso sólo se refiere a sí mismo, puede contradecir una teoría según la cual el discurso está siempre en lo cierto, por ser discurso de alguna cosa. (102)
... si la relación entre el discurso y la cosa de que trata pertenece, como dice Gorgias, al orden del "encuentro", se entiende por qué los hombres han tenido interés en sustituir la contingencia de tal encuentro con la relativa fijeza de una convención; igualmente, si el discurso tan sólo se refiere a sí mismo, resulta forzoso establecer una relación, al menos extrínseca, entre la palabra y aquella coda con la que queremos que corresponda; la convención consistiría en este caso en la codificación, por parte del hombre, de esas relaciones existenciales cuyo instrumento, según Gorgias, es el discurso. (102)

Pierre Aubenque, El problema del ser en Aristóteles, Taurus, Madrid 1984

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

"¡¡¡Tilonorrinco!!! ¡¡¡Espiditrompa!!!"