dissabte, 27 de febrer de 2016

Temporalitat i responsabilitat dins del paradigma digital (Byung-Chul Han)



¿Qué significa el término "digital"? "Digital" viene del latín digitus, el dedo. En el mundo digital, el acto humano se reduce a la punta del dedo. Durante mucho tiempo, la actividad humana ha estado asociada a la mano -en alemán, "mano" se dice Hand y eso ha dado lugar a términos como Handlug, "acto", o Handwerk, "artesanía", literalmente "la obra de la mano"-. Y el manuscrito, por supuesto. Así pues un acto, un Handlug, en el sentido empático, según Heidegger, es una forma de protesta contra lo digital. 

Lo digital nos infantiliza porque ya no somos capaces de esperar. Piense, por ejemplo, en la forma en que se ha perdido la temporalidad del amor. Decir "te quiero" es una promesa enfocada hacia el futuro. Hoy en día asistimos a una atrofia de los actos humanos que señalan enfáticamente el futuro, como la responsabilidad o la promesa. Tanto la sabiduría como el conocimiento como la experiencia se enmarcan en el horizonte temporal situado en el porvenir. La temporalidad de la información o de lo vivido, en cambio, es el presente. En esta sociedad de la información ha aparecido una nueva enfermedad: el Information Fatigue Syndrome (síndrome de fatiga informativa), uno de cuyos síntomas es la parálisis de la capacidad analítica. En medio de todo este caudal de información, está claro que ya no somos capaces de distinguir lo esencial de lo superfluo. Es interesante que otro de los síntomas es la incapacidad de asumir responsabilidades.

Ronald Düker y Wolfran Eilenberger, entrevista a Byung-Chul Han: "El deseo se alimenta de imposibles", La maleta de Port Bou, nº 12, julio-agosto 2015

Entrevista publicada en la edición francesa de Philosophie Magazine nº 88 (marzo de 2015)
Traducción del francés: Begoña Prat Rojo