dissabte, 27 de febrer de 2016

Exemples de l'efecte ancoratge.



Este efecto ocurre con frecuencia en nuestra vida cotidiana. Para comprobarlo, llevad a cabo el siguiente experimento que propone el psicólogo Gary Marcus:

Sumen 400 a los últimos tres dígitos de su número de móvil. Una vez realizada la operación, contesten a la siguiente pregunta: ¿en qué año terminaron por fin los saqueos de Atila, rey de los hunos, en Europa? La respuesta media de las personas cuyo número de móvil, sumado a 400, da una cifra inferior a 600 fue 629 d.J.C., mientras que las personas que obtuvieron una cifra entre 1.200 y 1.399, su cálculo medio fue 979 d.J.C., 350 años después. (...) Durante el proceso de anclaje y ajuste, la gente parte del punto inicial arbitrario y sigue adelante hasta que encuentra una respuesta de su agrado.

Esta clase de defecto mental también permite a los supermercados vender más latas de sopa con el rótulo “Un máximo de 12 por cliente“ que con el de “un máximo de 4 por cliente“.

Sergio Parra, El efecto anclaje: la contaminación de juicios y convicciones, xatakaciencia 06/02/2011
vegeu:
http://pitxaunlio.blogspot.com.es/2016/02/biaixos-cognitius-lefecte-ancoratge.html