Psicologia i regulació de l'ús de les armes.


Apenas han pasado 72 horas después del brutal tiroteo en Newtown, Connecticut, que costó la vida a 27 personas. Prensa, radio y TV de todo el mundo así como las redes sociales no cesan de vocear lo sucedido aportando cualquier detalle nimio al morbo generalizado que busca respuestas fáciles y las quiere rápido.

En este punto recuerdo la sorda labor de las autoridades y la justicia noruega hace poco más de un año cuando tuvo lugar la matanza de la isla de Utoya perpretada por el psicópata Anders Breivik. Los responsables del caso soportaron presiones y descalificaciones por su meticulosidad y su parsimonia, pero obligaron a los medios a adaptarse a la magnitud e importancia de la tragedia. No se ocultó ni un solo dato importante para la investigación, como pudo comprobarse mas tarde en el proceso, pero todo lo supimos a medida que se iba confirmando que era cierto. Ese ritmo sosegado con el que trabajaron los medios y las autoridades evitó que la masacre de Utoya se convirtiese en un circo mediático, porque ingredientes no faltaban. Los sufridos jueces noruegos pudieron haberse rendido a los peritos que calificaban de “psicótica” la conducta de Breivik y haber zanjado la cuestión por la vía más rápida y tranquilizadora. Pero una severa reflexión surgida de las increíbles discrepancias entre los peritos psiquiatras acabó por taxonomizar con mayor certeza aquella conducta asesina como derivada de la conjunción de un sistema de creencias filonazis que se unió a una personalidad con rasgos anormales y patológicos y a un consumo excesivo de fármacos estimulantes. Para llegar a esta conclusión hizo falta casi un año de trabajo. Pero tanto las víctimas como la sociedad noruega se sienten muy satisfechas con la forma en que se llevó a cabo el proceso y con la sentencia que mandó a Breivik a una cárcel.

No suele ser tan metódica y fría la forma de trabajar de los cuerpos de seguridad y la justicia norteamericana, que muestran una extraña facilidad para complicarse la vida con estos trámites. ¿Hará falta recordar el comportamiento que tuvieron en los días posteriores al 11S, aquellos amargos días en que Nueva York decidió esconder los cadáveres de los muertos en los atentados contra las Torres Gemelas? Para lo que nos interesa ahora, casi siempre que se ha producido una tragedia como la de Newtown, y se me ocurren varias (61 desde la de Columbine en 1999), el presunto autor tarda apenas unas horas en ser motejado en los medios con algún diagnóstico psiquiátrico o alguna otra tara que le descalifique y permita situarle como “sujeto- que- nada- tiene- que ver- con- el -americano medio”. Hay casos donde el acusado aparece ante los medios totalmente apayasado, como sucedió con el asesino de Aurora, Colorado, que fue presentado con su pelo teñido de naranja y aspecto de estar bajo dosis fuertes de algún psicofármaco. En el caso de Adam Lanza, apenas un par de horas después del tiroteo, alguien gritó que padecía el síndrome de Asperger. Tres días después de la masacre, seguimos sin saber quién le diagnosticó así y quiénes lo trataban. Porque a medida que avanza la investigación, la meticulosidad y la sangre fría con que se prepararon los hechos contradice no solo el diagnóstico de síndrome de Asperger sino el de cualquier otra forma de autismo o de enfermedad mental grave (o sea, una psicosis). Sorprende ver con qué facilidad se cuelgan etiquetas peyorativas que no harán ningún bien a muchos inocentes: en nuestro medio, uno de cada 100 recién nacidos sufrirá alguna forma de autismo. No hablamos, pues, de enfermedades minoritarias.

Revisando lo que muestran los estudios criminalísticos sobre atentados previos, nos encontramos que la tendencia al aislamiento o la timidez no son predictores de ninguna forma de violencia. Mas bien al contrario. A la hora de disparar suelen predominar las llamadas psicopatías de tipo impositivo (antisociales, narcisistas, etc) que distan mucho de ser enfermedades mentales. La conclusión mas importante de dichos estudios es poco tranquilizadora para el común: conductas violentas de este tipo aparecen en una amplia variedad de personalidades “bien adaptadas” socialmente. O sea, que cualquier ciudadano, si se dan las circunstancias adecuadas y la accesibilidad a un arsenal de armas, podría acabar protagonizando una balacera. Por estrechar el foco, en un número importante de casos los autores de este tipo de atentados muestran dos rasgos de personalidad anormales y predominantes: un narcisismo maligno y cierta sensación de poder o posesión sobre todo lo que les rodea (lo que llaman los americanos sense of entitlement). Sobre los vaivenes del narcisismo hay mucho escrito. A nadie nos gusta que nos cuestionen el papel de ser el guapo, el listo o el preferido de la audiencia. Aunque eso solo exista en nuestra cabeza. Cuando uno convive desde pequeño con esas fantasías de omnipotencia le ha de resultar muy difícil soportar que se las cuestionen. Ligado al narcisismo está esa sensación de que todo lo que nos rodea es nuestro o que nos debe sumisión y respeto, motor de tantos episodios de violencia doméstica. Añádase a este cóctel algún problema de conducta del tipo antisocial, como el perder amistades por no saber qué hacer con ellas o maltratarlas o manipularlas para el propio beneficio. Añádase el haber sido víctima de maltratos o frustraciones que produzcan una rabia intensa. Y el consumo de algunos tóxicos desinhibidores. Y, the last but not the least, un acceso fácil a armas de gatillo rápido y haber crecido en un ambiente que avala la resolución de conflictos mediante esas armas. Y ya nos falta poco para que el explosivo estalle.

Lo sucedido ya no puede evitarse, pero si sería un buen homenaje a los 27 muertos que Newtown fuese el último de estos desenlaces tan trágicos. No ha de ser imposible, pese al impresionante aparato propagandístico que los medios ponen a disposición de quien desee restañar su narcisismo malherido causando tanto dolor como eco informativo. El primer factor sobre el que trabajar ha de ser una estricta regulación de la tenencia de armas. El debate político en los próximos meses está servido en los EEUU y se promete peliagudo. Otro factor diferencial que aparece en la sociedad norteamericana actual es la dificultad que tiene el ciudadano medio estadounidense para acceder a los servicios de salud mental. Recomiendo ver las recientes películas Take shelter o Martha Marcy May Marlene para comprobar lo mucho que cuesta consultar con un psiquiatra en Estados Unidos. Cierto que las psicopatías impositivas no son enfermedades mentales y por tanto no son susceptibles de tratamiento psicofarmacológico ni psicoterapéutico. Pero se pueden realizar con ellos intervenciones como retirarles las armas o permisos de conducir, o tratarlos para evitar el consumo de tóxicos, dos de los factores que más favorecen episodios como el sucedido en Newtown. Un sistema de salud basado en el individuo tiene muy poco que hacer en este aspecto frente a los sistemas de salud que cuenten con redes comunitarias de atención primaria y salud mental apoyados por servicios sociales especializados. Para un sistema de salud con una perspectiva pública es más fácil evitar que ciertos malestares e inestabilidades lleguen a concretarse de forma ultraviolenta, aunque siempre habrá algún Breivik que ponga su firmeza a prueba. ¿No llama la atención que en muchos casos estadounidenses la peligrosidad del individuo haya sido detectada por los próximos o el vecindario pero no comunicada a las agencias competentes? Es muy difícil comunicar algo cuando las instancias que han de hacerse cargo de una sospecha fundada resultan casi inaccesibles.

Un servidor se hizo camusiano tras leer La peste. Por eso pienso que cualquier planteamiento que se haga para evitar estas balaceras que no cuente con coordinar todo el tejido comunitario (comunidad, educación, sanidad, servicios sociales) será errado.

Juanjo Martínez Jambrina, Newtown, Conneticut, Jot Down, 17/12/2012

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.