Contra la tirania de la majoria



No es cierto -dice Stuart Mill- que el gobierno llamado "representativo" sea espontáneamente un "autogobierno" como debería. Al contrario, el gobierno representativo tiende a ser el gobierno de la mayoría y a ignorar a los grupos minoritarios. Stuart Mill comparte con Tocqueville la idea de que la "tiranía de la mayoría" es uno de los peligros que amenazan a las democracias liberales. La sociedad tiende a homogeneizarse, el individuo se desentiende de los asuntos públicos, se vuelve pasivo y, de esta forma, se hace víctima de un nuevo despotismo que es el de las masas. 

En su ensayo Sobre la libertad, Mill defiende al individuo de la opresión no tanto política como social. 
El tema de este ensayo -empieza diciendo- no es el llamado libre albedrío, opuesto a la teoría erróneamente llamada determinismo filosófico, sino la libertad civil o social, o sea la naturaleza y los límites del poder que la sociedad puede legítimamente ejercer sobre el individuo.
Si las instituciones políticas están para proteger la libertad de pensamiento, de expresión o de asociación, el individuo no parece demasiado interesado en hacer uso de tales libertades. Al contrario, tiende más bien a dejarse arrastrar por las múltiples tiranías o costumbres sociales. También Tocqueville, al reflexionar sobre la recién estrenada "democracia en América", se convierte en un acérrimo defensor del pluralismo político. Contra la tiranía de la mayoría, los individuos deben hacer valer sus intereses, agrupándose y asociándose. La libertad de asociación, el asociacionismo libre de la intervención estatal es la garantía del individuo como tal en el régimen democrático liberal. (36-37)

Victoria Camps, Introducción a la filosofía política, Crítica, Barcelona 2001

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.