Trivialitats en petites dosis.


En todos los idiomas la palabra trivial se usa en dos sentidos diferentes. Por un lado decimos que una afirmación es trivial cuando no necesita explicación, cuando su comprensión es directa y evidente. Pero, por otro, también decimos que una afirmación es trivial cuando es intrascendente, cuando no aporta conocimiento nuevo. Ambos significados se pueden usar en una misma frase: lo trivial no es trivial. Lo parece, pero no es contradictoria. No lo parece, pero es relevante. En efecto: lo trivial (la verdad autosuficiente) no es trivial (no es una verdad inútil). De hecho, incluso vale la pena indagar si toda gran ley de la naturaleza no le debe toda su fuerza, toda su universalidad y todo su carácter fundamental a una raíz trivial que hemos distorsionado lo justo para que deje de ser trivial, pero sin que pierda por ello casi nada de su contundencia. La distorsión de una trivialidad para hacerla fecunda recuerda vagamente la modificación de un virus para hacerlo inofensivo sin que pierda por ello su capacidad para educar al sistema inmunitario.

1. Una proposición es trivial cuando se basta a sí misma para garantizar la verdad que proclama.
2. Una trivialidad puede ser de tres clases: circular (A es A), blindada (A es B o es no B) o estadística (A es B donde B es infinitamente más probable que no B).
3. Una trivialidad es circular cuando una parte de la frase está contenida en otra parte de la misma frase (los gatos son felinos).
4. Una trivialidad estará blindada si la verdad que proclama no puede ser desmentida por nada de lo que pueda llegar a ocurrir en la realidad (mañana lloverá o no lloverá).
5. Una trivialidad es estadística si la ocurrencia de la verdad que proclama es infinitamente más probable que la de su no ocurrencia(un ser vivo solo es idéntico a sí mismo).
6. Cualquier comprensión del mundo real tiene un grado de certeza comprendido entre el valor nulo de lo absolutamente imposible (una contradicción) y el valor infinito de lo absolutamente cierto (una trivialidad).
7. Una trivialidad es tan robusta como intrascendente, pero a veces se puede partir de ella para, perdiendo solo un poco de robustez, ganar un mucho de trascendencia.
8. La formulación de toda ley fundamental de la naturaleza tiene una raíz de estructura trivial.
9. Spinoza intuyó la raíz trivial de todo conocimiento humano con su célebre conato, y tal intuición quizá pueda comprimirse así: cada cosa tiende a perseverar en su ser, donde el ser es aquello que persevera de la cosa.
10. La mecánica clásica tiene su raíz en una trivialidad genial de Descartes: el movimiento en línea recta de un cuerpo persevera a menos de que no cambie.
11. La raíz trivial de la mecánica clásica: todo cuerpo perpetúa su estado de movimiento a menos de que algo no lo impida.
(Newton rompe la trivialidad diciendo que ese algo es la fuerza).
12. La raíz trivial de la termodinámica: un sistema aislado cambia hasta que deja de hacerlo.
13. La raíz trivial de la economía: el mercado cumple la ley de la oferta y la demanda y toda excepción de la ley de la oferta y la demanda es un indicio de la imperfección del mercado(especuladores, monopolios, información privilegiada…).
14. La raíz trivial de la evolución es el mecanismo de la selección natural: solo persiste lo que no se extingue.
15. Hipótesis fundamental de la ciencia: la realidad existe y yo la voy a comprender.
16. Anticipar lo que ya ha ocurrido es la habilidad trivial de los que siempre tienen razón.
17. Una ley fundamental es la manera de comprender el cambio que menos cambia ella misma.
18. Una individualidad viva tiende a perseverar su identidad donde la identidad es la parte de la individualidad viva que persevera.
19. La teología monoteísta ignora un dilema trivial: la evidencia del mal solo es compatible con la no existencia de Dios o con la existencia de más de uno.

Jorge Wagensberg, Lo trivial en aforismos, Babelia. El País, 01/05/2015

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

Zombificació.