Vida de gossos.

Diògenes


 Del can se puede aprender:
  • Inaugura el mundo cada mañana.
  • Para él se recrea cada día el mágico tapiz de olores, siempre el mismo y siempre diferente.
  • Disfruta con los placeres más sencillos.
  • Está de verdad en lo que está, viviendo absorto el “ahí”, sin tonterías ni distracciones.
  • Se relaciona con afectividad intensa.
  • Se fía de sus sentidos y pone la calidad por encima de la cantidad.
  • Distingue entre lo bueno y lo malo a base de fino olfato.
  • Siendo tan diferentes como somos, nos considera perros y nos trata sin discriminación ninguna.
Jorge Riechman, Aprender de los niños, los ladrones y los perros, Tratar de comprender, tratar de ayudar, 15/11/2011
http://tratarde.wordpress.com/2011/12/15/aprender-de-los-ninos-los-ladrones-y-los-perros/

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

"¡¡¡Tilonorrinco!!! ¡¡¡Espiditrompa!!!"