Explotador i explotat.




Hoy en día, no tenemos un gobernante o soberano a quien podamos oponernos diciendo que no. Estamos sujetos a una compulsión sistémica, a un poder sistémico que fuerza, incluso atrae, al sujeto que logra explotarse. El engaño inherente al sistema es que hace que desaparezca aquello contra lo que uno podría rebelarse. Es muy difícil levantarse en armas si cada perpetrador y víctima es, al mismo tiempo, el explotador y el explotado.

Vera Tollmann, Byung-Chul Han "El Terror de la Positividad", Bloghemia junio 2019

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.