El retorn de l'extrema dreta.


La extrema derecha no es algo nuevo, lo que ocurre es que ahora ha encontrado dos tipos de miedos en los que puede parasitar: el miedo a la pérdida de la identidad (y aquí se alimenta, por ejemplo, el rechazo al emigrante) y el miedo a las economías abiertas (que parecen justificar los proteccionismos económicos). Esas nuevas derechas han logrado una síntesis bastante exitosa de ambas dimensiones y hoy nos encontramos con que sectores obreros de la población votan a Trump y Le Pen porque prometen una protección que el nuevo capitalismo no ofrece. Su amenaza únicamente se conjurará cuando aprendamos a vivir en esos espacios abiertos por la globalización y la política sea capaz de proteger la identidad o el trabajo en estas nuevas circunstancias. Volver a los espacios cerrados, al viejo estado-nación, como promete la nueva derecha, no tiene sentido, pero la política tiene que ofrecer alguna nueva forma de protección, especialmente a los más vulnerables.

Harri Fernández, entrevista a Daniel Innerarity: "Hay quien prefiere votar a quien les gestiona su rabia que a quien puede solucionar los problemas", noticias de Gipuzkua 17/03/2018

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

The End.