La contrarrevolució tolemaica de Kant.



Desde Kant (...) existe entre los filósofos lo que considero es la tendencia errónea a dejar que la descripción del mundo se vea excesivamente influida por diversas consideraciones derivadas de la naturaleza del conocimiento humano. Para el sentido común científico (que yo acepto), está claro que solo se conoce una infinitésima parte del universo, que hubo innumerables edades en las que no existió el conocimiento, y que en e futuro probablemente también habrá innumerables edades en las que no exista el conocimiento. Cósmica y casualmente, el conocimiento es un rasgo del universo de escasa relevancia; desde un punto de vista impersonal, bien podría decirse que una ciencia que omitiera mencionarlo tan solo se hallaría aquejada de una deficiencia sin importancia. Cuando se trata de describir el mundo, la subjetividad es un vicio. Kant, hablando de sí mismo, decía haber llevado a cavo una "revolución copernicana", pero hubiera sido más exacto haber hablado de una "contrarrevolución tolemaica", puesto que volvió a situar al Hombre en el centro del que Copérnico le había destronado.

Bertrand Russell, El conocimiento humano: su alcance y sus límites (Londres, 1948, George Allen and Unwin Ltd)

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

Freud: la geneologia de la moral.