La metàfora del xoc de trens.




La metáfora favorita de nacionalistas y equidistantes, cuando de describir la amenaza secesionista catalana se trata, es la del presunto "choque de trenes": entre el poder del Estado y el Gobierno autonómico. Es una imagen astuta, ya que el ciudadano imaginará espontáneamente dos locomotoras que avanzan la una hacia la otra, sin hacerse preguntas sobre su recorrido previo ni reparar en las normas que hayan podido saltarse. Alarmado por la inminente catástrofe, reclamará una solución a toda costa; incluso a costa del principio de legalidad. Sin embargo, este tropo encuentra un mejor uso aplicado a la colisión más definitoria de nuestro tiempo, que es aquella que tiene lugar cuando la poesía se da de bruces contra la realidad. O sea: la vertiginosa poesía electoral contra la despaciosa realidad administrativa. Se trata de un conflicto inherente a la democracia, que el realineamiento político postcrisis ha agudizado de manera pintoresca.

Manuel Arias Maldonado, Choque de trenes, el mundo.es 29/07/2017

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

Zombificació.