Tres formes de vigilar-nos (Marta Peirano).



Que nosotros sepamos, hay tres formas de vigilarnos a través del teléfono móvil: 
-A través de los sistemas de geoposicionamiento que, funcionan aunque tú no tengas metida una tarjeta SIM en el teléfono. 
-Con la triangulación de las antenas que te dan servicio, que es algo que sucede automáticamente para que tu puedas recibir sms, WhatsApps y llamadas. Hay antenas a tu alrededor que te están localizando para ver cual es el repetidor más cercano y evitar así que existan espacios sin conexión.
-Mediante el sistema vinculado a tu tarjeta de radiofrecuencia, tu tarjeta Wifi. Hay objetos a tu alrededor que se están comunicando con ella y que, entre todos, están dando una geolocalización muy específica. ¡Bienvenidos al Internet de las Cosas!
La gente normal estamos pensando en términos del siglo XX. Nos preocupa quién lee nuestros correos o que escuchen lo que le digo a mi amante cuando le llamo por teléfono. Todo esto es irrelevante para las agencias de inteligencia. Los contenidos de nuestras conversaciones son muy poco importantes. 
Lo importante es saber a quién llamamos, desde dónde, cuánto tiempo lo hicimos y a dónde fuimos después. Les interesa lo que se conoce como información -es decir, nuestros datos cocinados- que les proporciona un conocimiento sobre nosotros del que muchas veces no somos conscientes. También les sirve para sacar conclusiones sobre nuestros patrones de conducta y de nuestro futuro. 
Vivimos en lo que se conoce como economía de la atención, una economía de la vigilancia en la que más allá del dato, el valor principal es el futuro. Se trata de una economía alimentada por algoritmos predictivos de inteligencia artificial. 
No sólo buscan saber lo que estamos haciendo. Quieren saber lo que vamos a hacer estudian que pueden hacer para que hagamos otra cosa distinta.
Daniel J. Ollero, entrevista a Marta Peirano: "Steve Jobs era un visionario tóxico, un genio del mal", el mundo 25/06/2019

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.