Les tres noves formes de legitimació democràtica.

El rasgo más importante que caracteriza el giro de la década de 1980 consiste en una reformulación latente de los términos, en los cuales se capta el imperativo democrático de expresión de la generalidad social. (…) Ante la postración que suscitan esas dos formas de abordar las cosas (sufragio universal y interés general), es posible descubrir el surgimiento de otras tres maneras, más indirectas, de acercarse al objetivo de la constitución del poder de la generalidad social: (…)

… la legitimidad de imparcialidad (vinculada con la puesta en práctica de la generalidad negativa); la legitimidad de reflexividad (asociada con la generalidad de multiplicación); y la legitimidad de proximidad (que sigue a la generalidad que atiende a la particularidad). Esta verdadera revolución de la legitimidad participa de un movimiento global de descentralización de las democracias. En efecto, en ese terreno se prolonga la pérdida de centralidad de la expresión electoral ya observada en el orden de la actividad ciudadana. (…) La vida de las democracias (continúa) ampliándose, pues, más allá de la esfera electoral-representativa. En lo sucesivo, habrá muchas otras formas, simultáneamente en competencia y complementarias, de consagración por las urnas, de ser reconocido como democráticamente legítimo.  (27-29)

Pierre Rosanvallon, La legitimidad democrática, Paidós, Madrid 2010

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

Freud: la geneologia de la moral.