Defensar l'Estat democràtic.



Se objetará que el independentismo no tiene el monopolio de las emociones. Es cierto: todos estamos sometidos a su influencia. Y quien responda al nacionalismo catalán en nombre del nacionalismo español estará tomando el camino equivocado. Ya que no se trata de defender la identidad española, sino el Estado democrático: al ciudadano, no al pueblo. Si tenemos leyes, es para que no nos gobiernen las pasiones; si democracias, para resolver nuestras diferencias ordenadamente. En el bien entendido de que un argumento falaz no se convierte en verdadero porque lo crea una multitud. O así, al menos, debería ser.

Manuel Arias Maldonado, Abismos de pasión, el mundo.es 30/09/2017

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

Freud: la geneologia de la moral.