Els hipotètics aventatges adaptatius dels trastorns mentals.




Un estudio de la Universidad de Pennsylvania (Estados Unidos), pidió a 500 adultos que recogieran el mayor número de bayas a través de un juego virtual. Los participantes tenían un límite de tiempo en cada arbusto, y una vez terminado, podían decidir si volvían a intentarlo o cambiaban de escenario. Los investigadores descubrieron que aquellos con signos de Trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) tendían a moverse más, y al pasar menos tiempo en cada nivel, recogieron muchas más frutas que el grupo sin síntomas, cuyo objetivo era optimizar su rendimiento manteniéndose en el mismo lugar. Aunque actualmente esta capacidad ya no es tan favorable en la sociedad, o lo es en otros ámbitos, sí que podría explicar la supervivencia de los cazadores-recolectores, por ejemplo.

De hecho, en esta línea también se ha realizado un análisis comparativo entre las variantes genéticas asociadas con el TDAH en poblaciones europeas actuales y de neandertales. Se ha visto que determinados rasgos, como la hiperactividad o la impulsividad, podrían haber sido una selección favorable en algunos ambientes ancestrales, donde el estilo de vida predominante era nómada, pero que con el cambio a entornos más sedentarios han devenido rasgos no adaptativos. Además, un grupo de científicos ha hallado patrones que sugieren que la selección natural habría favorecido los genes que predisponen al autismo y apuntan a la idea que los genes que aumentan nuestras habilidades mentales también incrementan la predisposición genética al autismo.


El TDAH y el autismo son condiciones vinculadas al neurodesarrollo, pero muchos de sus rasgos son adaptativos en función de la situación o las circunstancias, por lo que esta supuesta ventaja evolutiva también se explica en otras patologías. En un hipotético escenario, las personas con trastorno obsesivo-compulsivo o ansiedad que podrían pensárselo concienzudamente antes de exponerse a una situación de peligro y analizarían detalladamente todos los pros y contras. O la depresión, por ejemplo, podría ser una adaptación para conservar energía y reducir la actividad en entornos poco favorables. Además, la capacidad de desarrollar una visión realista de la realidad del entorno podría haber sido clave para la supervivencia de los grupos. Sin embargo, es importante mencionar que los trastornos mentales tienen una categorización más espectral que binaria, y que no hay dos personas que se comporten exactamente igual.

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

Gonçal, un cafè sisplau

La ciència del mal (Simon Baron-Cohen).