L'origen del dimorfisme entre homes i dones.



Diversos artículos afrontan el estudio de caracteres dimórficos entre hombres y mujeres, postulando hipótesis para explicar estas diferencias. Uno de los caracteres analizados es la diferencia en masa muscular; los hombres tienen habitualmente más masa muscular que las mujeres. En concreto, la masa muscular es un 60% mayor en hombres —80% mayor en el tronco superior y 50% en el inferior—. El origen de esta diferencia se suele atribuir a la competencia entre los hombres a lo largo del proceso evolutivo, ya sea vía conflicto directo o compitiendo en su capacidad como proveedor de alimentos. Aquellos hombres con genes que les hacían ser más musculosos tendían a ganar la competencia y, con ello, a dejar más hijos que heredaron estos genes. Pero también hay investigadores que postulan que este incremento de la masa muscular a lo largo del proceso evolutivo se produjo por un proceso de cambios orientados a mejorar su atractivo.
Otro carácter dimórfico es la presencia de pechos en las mujeres. Todos los mamíferos tienen mamas, pero pocos tienen pechos. ¿Por qué han aparecido a lo largo del proceso evolutivo? ¿Qué ventaja reproductiva aportan? Lo más plausible es postular que sirven para provocar una elección diferencial por parte de los hombres, aunque hay investigadores que plantean que su utilidad a lo largo de la evolución se relaciona más bien con un mecanismo de competencia entre mujeres.
Explicar estos dimorfismos genera una narrativa interesante: ¿han aparecido por competencia intersexual o intrasexual? Y si la competencia es intrasexual, ¿el mecanismo es demostrar alta calidad fenotípica o sirvió para reflejar una alta capacidad para conseguir recursos? ¿O quizá alta capacidad para atraer al otro sexo?

Marta Iglesias Julios, Comportamientos humanos regulados por la selección natural, jot down 15/02/2018

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

The End.

"¡¡¡Tilonorrinco!!! ¡¡¡Espiditrompa!!!"