Kahneman i Tversky.



La investigación de Kahneman y Tversky se divide en dos áreas: cómo nos formamos los juicios y cómo tomamos las decisiones. Al formarnos un juicio, lo que hacemos es calcular probabilidades: ¿cómo de probable es que un tipo con coleta trabaje como abogado en el despacho de Garrigues? ¿Se parece ese chico que viste siempre polo y mocasines al típico votante de Podemos? Cuando la gente calcula las probabilidades, lo que suele estar haciendo son juicios de semejanza o, como dicen Kahneman y Tversky, de representatividad. Cuanto más se parezca una persona a tu imagen mental de un votante de Podemos, más probable es que pienses que es un votante de Podemos. A este y otros dos mecanismos que llevan a las personas a cometer errores –la disponibilidad y el anclaje– los llamaron heurísticos.
La toma de decisiones consiste en cómo decidimos, sobre todo en situaciones de incertidumbre. Tversky y Kahneman tenían la intuición de que las personas, al tomar sus decisiones, no estaban cometiendo errores más o menos anecdóticos, sino que era posible identificar algunas pautas. La importancia del trabajo de Kahneman y Tversky reside en buena medida en su idea de que los comportamientos humanos que se apartan de la racionalidad perfecta son sistemáticos y predecibles.
Borja Barragué, La gran apuesta de la economía del comportamiento, Revsita de Libros 20/117/2017
http://www.revistadelibros.com/resenas/deshaciendo-errores-michael-lewis?platform=hootsuite


Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

"¡¡¡Tilonorrinco!!! ¡¡¡Espiditrompa!!!"

The End.