La psicologització de la vida.









Es cierto que esto de interpretar problemas de naturaleza social, ética o política como si fueran asuntos psicológicos o, en general, “científicos”, es parte de la bazofia ideológica habitual, y que, alimentada por ella, la gente mantiene una fe cada vez más ciega en los expertos como solucionadores de todo (desde los conflictos personales hasta las opciones políticas que conviene adoptar)

Y miren que esta «psicologización» de la vida es tan clara que hasta impregna el habla común. Piensen en el lenguaje con el que piensan. ¿Han reparado que a las cosas buenas (personas, costumbres, relaciones) ya no las llamamos «buenas», sino «sanas» (y a las malas o viciosas, «tóxicas» o «adictivas»), que el fin de la vida o la política ya no son la «virtud» o la «justicia» (palabras viejunas y malditas), sino el «bienestar emocional» o «social» de la población, que los alumnos que no soportan la disciplina escolar ya no son «rebeldes», sino niños con «síndrome de atención dispersa e hiperactividad»?

¿Continúo? En un decreto educativo en vigor encuentro esta frase (entre mil parecidas): «la dimensión emocional de la salud es el manejo responsable de los sentimientos, pensamientos, y comportamientos…». Esto es: la responsabilidad, la conciencia o el autodominio ya no son virtudes morales e intelectuales, sino un asunto de salud emocional, cosa de psicólogos vaya.

¿Cómo hemos caído en esta trampa? Y digo trampa porque las (un tanto crípticas) propiedades de la «salud emocional» (asertividad, resiliencia, autoeficacia, proactividad…) cuadran sospechosamente con el perfil moral que cabría esperar de individuos entusiastamente entregados a esa «realidad en perpetuo cambio» con que se designa eufemísticamente al mercado.

La explicación de esa «caída» es compleja. Además del bombardeo ideológico, psicologizar los problemas morales aporta ciertas ventajas aparentes. Una de ellas es que nos libera de cavilar. Como decía el no siempre saludablemente optimista Kant, la gente prefiere las soluciones (engañosamente) fáciles a pensar por sí misma. Al fin, ¿para qué educarnos y reflexionar acerca de qué sea la felicidad o cómo deba ser el amor o la justicia, si ya hay técnicos de la conducta, terapeutas de pareja o expertos en resolución de conflictos?

En segundo lugar, a más red asistencial menos necesidad de mantener vínculos comunitarios ¿A qué preocuparse de tener amigos con que charlar y debatir de nuestros problemas o nuestra visión del mundo, si podemos pagar o acudir a un «experto» que nos escuche y oriente?
En tercer lugar, a más «patologización» menos responsabilidad. Si en lugar (por ejemplo) de tener un «problema moral» con el juego, lo que ocurre es que soy un «ludópata» –es decir, un enfermo– sobra emprender ningún análisis o decisión ética: basta con que me someta pacientemente al tratamiento indicado.

A una sociedad «terapeutizada» le corresponde, en fin, una ciudadanía irreflexiva, narcisista e irresponsable; algo que encaja también con un modo de producción no guiado por más inteligencia que la “emocional”, con las creencias cientifistas y relativistas en boga, y con un modelo educativo cada vez más enfocado a la formación tecno-científica y la hiper-especialización profesional.


Víctor Bermúdez, ¿Es la psicología de izquierdas?, elperiodicodeextremadura.com 24/03/2021

https://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/opinion/es-psicologia-izquierdaseuros_1274541.html?fbclid=IwAR1MALqYGIkoeanfA_1XXhdc83mPJoZIUcE5Kr30FblP6IRjAG4qU1fenJ8

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

"¡¡¡Tilonorrinco!!! ¡¡¡Espiditrompa!!!"

El teorema de Tales.