El pessimisme filosòfic (Eugene Thacker)


El pesimismo es el lado nocturno del pensamiento, un melodrama sobre la futilidad de la inteligencia, una poesía escrita en el cementerio de la filosofía. El pesimismo es una falla lírica en el pensamiento filosófico, todo intento de pensamiento claro y coherente, taciturno y sumergido en la oculta alegría de su propia inutilidad. Lo más cercano al pesimismo que llega a [convertirse en] argumento filosófico es el jocoso y lacónico “Nunca lo conseguiremos” o, simplemente, “Estamos condenados”. Todo esfuerzo condenado al fracaso, todo proyecto condenado a lo incompleto, toda vida condenada a ser invivible, todo pensamiento condenado a ser impensable.

El pesimismo es la forma más grave de [hacer] filosofía, frecuentemente despreciado y desestimado como un mero síntoma de una mala actitud. Nadie precisa nunca del pesimismo, en el sentido de que [, por el contrario,] uno [sí] necesita del optimismo para encaminarse hacia las más excelsas alturas y para elevarse a sí mismo, en tanto que uno precisa de un criticismo constructivo, del consejo y del feedback [del punto de vista ajeno], de libros inspiradores o de una palmadita en la espalda. Nadie necesita el pesimismo, a pesar de que me gusta imaginar la idea de un activismo pesimista. Nadie necesita el pesimismo, aunque todo el mundo –sin excepción– ha de confrontarse con él en algún momento de su vida, si no como filosofía al menos sí como lamento –contra uno mismo o los demás, contra lo que le rodea a uno mismo o a la propia vida, contra el estado de cosas o el mundo en general–.

Hay poca redención para el pesimismo, no existe premio de consolación. En definitiva, el pesimismo está cansado de todo, también de sí mismo. El pesimismo es la forma filosófica del desencantamiento; desencantamiento como cántico –un canto, un mantra, una solitaria y monódica voz que se muestra insignificante ante la íntima inmensidad que la rodea–.

El primer axioma del pesimismo es un largo, grave y fúnebre suspiro.

Eugene Thacker, Pesimismo cósmico, El vuelo de la lechuza 26/07/2017

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

The End.

El concepte porta ja una generalitat (Rafael Sánchez Ferlosio).