Antropomorfitzar la màquina.







Tenemos que tener mucho cuidado con no caer en errores categoriales (mezclar diferentes categorías o conjuntos de objetos) o falacias mereológicas (confundir el todo con la parte), y aplicar lo más posible la siempre saludable navaja de Ockham. Y, sobre todo, hay que evitar antropomorfizar la máquina. Y es que creo que ese ha sido el error de los errores desde el principio de la inteligencia artificial: otorgar a la máquina cualidades humanas de forma muy precipitada (como ya ilustré en esta entrada).

Santiago Sánchez-Migallón Jiménez, Idola fori, La Máquina de Von Neumann 24/12/2020

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

"¡¡¡Tilonorrinco!!! ¡¡¡Espiditrompa!!!"

El teorema de Tales.