La 'umwelt' humana.



En 1909, el biólogo alemán del Báltico Jacob von Uexküll comenzó a observar que distintos animales del mismo ecosistema captaban señales diferentes de su entorno. En el mundo ciego y sordo de la garrapata, las señales importantes son la temperatura y el olor del ácido butírico. Para el pez cuchillo fantasma negro, son los campos magnéticos. Para el murciélago, que se ubica gracias al eco, las ondas de comprensión del aire. Así fue como Von Uexküll introdujo un nuevo concepto: la parte que es capaz de ver se conoce como el umwelt (el entorno, un mundo que te rodea), y la realidad más vasta (si es que existe tal cosa) se conoce como el umgebung.
Cada organismo posee su propio umwelt, y es de suponer que para él toda la realidad objetiva que hay “ahí fuera”. ¿Por qué íbamos a pararnos a pensar que existe algo más de lo que podemos percibir? En la película El show de Truman, el epónimo Truman habita un mundo completamente construido alrededor de él (a menudo a toda prisa) por un intrépido productor de televisión. En cierto momento un entrevistador le pregunta al productor: “¿Por qué cree que Truman nunca ha estado cerca de descubrir la verdadera naturaleza de su mundo?”. La respuesta del productor es la siguiente: “Aceptamos la realidad del mundo que se nos presenta”. Ha dado en el clavo. Aceptamos el umwelt y de ahí no pasamos. (96-97)
David Eagleman, Incógnito. Las vidas secretas del cerebro, Anagrama, Barcelona segunda edición 2013

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

"¡¡¡Tilonorrinco!!! ¡¡¡Espiditrompa!!!"

The End.