No volem saber.



Preferimos ver determinado programa porque concuerda con nuestra berroqueña visión de las cosas, aunque con sólo hacer zapping podríamos enterarnos de que ese programa está totalmente manipulado. Sapere aude, atrévete a saber, decía Kant. Pues bien, empiezo a tener la sobrecogedora sensación de que la mayoría de los humanos elige no saber. Y de que no es un tema de ignorancia, sino de simple pereza y de cobardía. 

Rosa Montero, Atreverse a saber, El País semanal 22/04/2018

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

"¡¡¡Tilonorrinco!!! ¡¡¡Espiditrompa!!!"

The End.