El debat sobre el "transhumanisme".




Es difícil acotar el ámbito del transhumanismo, ya que abarca multitud de cosas. Todas ellas tienen en común una confianza inveterada en la ciencia, particularmente en la biotecnología, la informática y la nanotecnología y un curioso imperativo moral: “Si se puede, se debe”. Es posible hacer un resumen no exhaustivo de las actividades de este movimiento dividiéndolas en tres grupos: las puramente biológicas, las que implican la fusión humano-máquina y las que son exclusivamente tecnológicas.

En el primer grupo destaca la idea de la inmortalidad, o al menos, de la expansión de la esperanza de vida a siglos o milenios. En la actualidad no existe una teoría completa sobre el proceso de envejecimiento, aunque sí líneas de investigación muy interesantes, como es el papel de la telomerasa. Por ahora, la medicina moderna solo puede poner “parches”, que han prolongado la esperanza de vida, pero no han suprimido los achaques de la edad. No menos importante es la idea del “mejoramiento humano”, ya sea de forma heredable, para crear super razas, o de forma no heredable, para crear superindividuos. La modificación genética en humanos es posible mediante la técnica conocida como CRISPR, que ya fue empleada por el científico chino He Jiankui en 2018 causando una monumental polémica que, a la postre, le llevó a la cárcel. Los peligros de esta técnica han sido magistralmente descritos por el biólogo español Luis Montoliú en su libro Editando genes….

La mejora de las capacidades humanas también puede conseguirse de forma no heredable mediante el uso de fármacos. Esto está siendo investigado en el ámbito militar con el objetivo de incrementar la resistencia en combate de los soldados. Fármacos como el Modafinil, pueden aumentar la capacidad cognitiva; así mismo, el Prozac y otros antidepresivos se han empleado en personas clínicamente sanas, pero que desean modificar su personalidad por vía farmacológica. Tratamientos con la hormona del crecimiento en niños y jóvenes se usan para conseguir una mayor estatura en personas dentro del intervalo normal.


El segundo grupo incluiría los cíborgs, híbridos humano-máquina. Algunos casos, como el uso de prótesis inteligentes o los implantes cocleares, que permiten recuperar la audición, son poco controvertidos. Sin embargo otros presentan problemas, como el de Ted Huffman, un neurocientífico transhumanista que se hizo implantar una minúscula brújula en el dedo índice, a modo de experimento. Esto le permitió percibir directamente campos magnéticos, pero al cabo de unas semanas tuvo que quitársela por problemas de toxicidad. Sin duda, el sueño definitivo de los transhumanistas es la “emulación cerebral”, lo que permitiría trasladar una mente humana completa a un sustrato no vivo y potencialmente inmortal. Esto requeriría un escaneo completo del cerebro para identificar todas sus conexiones neuronales y su réplica in silico, para lo cual no existe aún la tecnología ni el conocimiento neurológico. Incluso si fuera posible, no sabemos si el sujeto sometido a esta práctica tendría una sensación subjetiva de continuidad.

El tercer grupo de avances consistiría en la creación de una superinteligencia artificial que tuviera las características de una mente humana (agencia, cognición, ética), pero increíblemente aumentadas. Algunos autores creen que el incremento de la capacidad de computación de los ordenadores llevará de forma inevitable y espontánea a la creación de este superente, lo que se ha denominado la “Singularidad Tecnológica”. En cierto modo, se trata de una especie de religión vuelta al revés: Dios no nos ha creado, pero el objetivo de la humanidad sería crear a un ser parecido a Dios.

Lógicamente, todos estos avances, reales o imaginarios, plantean formidables dilemas éticos, como han puesto de manifiesto algunos filósofos bioconservadores. En 2002, Francis Fukuyama escribió el libro Nuestro futuro posthumano contra la ingeniería genética y el uso de fármacos que alteran la personalidad. Más recientemente, el filósofo Michael Sandel hizo un alegato similar, aunque mejor sustentado (en mi opinión), en su libro Contra la perfección. Las críticas se centran en dos puntos: en primer lugar, la acusación de jugar a aprendices de brujo. No cabe duda de que tanto el genoma como el cerebro humano son sistemas complejos y nuestro conocimiento no es suficiente aún para trampear con ellos. La segunda se basa en que estos avances podrían aumentar las desigualdades sociales. Si la inmortalidad o la eterna juventud fueran posibles, seguramente estarían solo al alcance de los afortunados de la lista Forbes, por lo menos al principio. El contraargumento es que los mismos avances podrían emplearse para disminuir la desigualdad; cosa ciertamente posible, aunque el sentido común nos dice que bastante improbable.

Los bioconservadores enfatizan que existe una delgada línea roja entre la terapia y la mejora. Una tecnología que puede ayudar a los pacientes de distrofia muscular también podría emplearse para mejorar las marcas de un atleta. Así mismo, se ha argumentado que muchas de las supuestas mejoras son ventajas solo en relación a los demás: la estatura es una ventaja, pero si todo el mundo fuera más alto dejaría de serlo y la humanidad necesitaría más calorías para alimentarse.

El filósofo sueco Nick Bostrom, uno de los mayores estudiosos del tema, insiste en que el debate sobre las posibles consecuencias éticas de estos asuntos es urgente y debe producirse antes de que las posturas se encuadren en el esquema habitual izquierda/derecha y se enquiste para siempre. Hay cuestiones que están a la vuelta de la esquina, como la edición de genes, y otras que van para largo; las probabilidades de que la criogenización tenga éxito son tan remotas que podríamos considerarla como una forma sofisticada de enterramiento. Con seguridad, la aproximación correcta es ir caso a caso, analizando los posibles beneficios e inconvenientes de cada avance tecnológico para decidir si lo queremos o no y si debe estar regulado o no.

Pablo Rodríguez Palenzuela, Tranhumanismo: una guía rápida, El País 13/05/2021

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

"¡¡¡Tilonorrinco!!! ¡¡¡Espiditrompa!!!"

The End.