El mort és essencialment la meva.



Dice Petronio en su Satiricón hablando de una persona que había muerto: abiit ad plures,es decir, “se fue con la mayoría”. Como sugieren las coplas de Jorge Manrique, la muerte es igualitaria, como insólita en un momento en el que no cesan de crecer las desigualdades en le mundo de los vivos: la inmensa mayoría de los seres humanos que han pisado este planeta están muertos, y al reunirnos con ellos no hacemos más que incorporarnos a la situación definitiva de la humanidad. Y lo hacemos solos. El proceso de nacimiento es el comienzo del encuentro con los demás: apenas nace un niño lo rodean de todos aquellos que van a participar en su vida, y en adelante no será fácil separar su identidad del mundo que le rodea. Pero en el momento de morir todo va desapareciendo progresivamente hasta el momento en que la soledad es definitiva y por primera vez esa persona es solo ella misma. Siguiendo en esto a Heidegger, la presencia de la muerte es la condición necesaria para poseer una identidad que evita que nos confundamos con el mundo, es lo que nos convierte en individuos únicos. “La muerte es esencialmente la mía”. Es el instante en que termina toda ambigüedad, toda duda y todo propósito; ya no se puede volver atrás y por lo tanto lo que hemos hecho se convierte en definitivo. Paradójicamente, el momento en que somos nosotros mismos es también el momento en que desaparecemos.


Augusto Klappenbach, Defensa de la muerte, Claves de razón práctica nº 238, enero/febrero 2015

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Percepció i selecció natural 2.

"¡¡¡Tilonorrinco!!! ¡¡¡Espiditrompa!!!"

The End.