dilluns, 5 de setembre de 2016

El pensament polític natural (Raffaele Simone).

Resultat d'imatges de Los muchachos de la calle Pál

... he llamado "el pensamiento político natural" al pensamiento con el que niño empieza a crearse concepciones, juicios y representaciones a propósito de sus relaciones con los otros. En esa dimensión de su pensamiento se conservan por herencia una variedad de representaciones y concepciones primitivas que la especie lleva consigo desde los orígenes de su vida asociada. (47)

(...) Consideraciones de este tipo pueden parecer más adecuadas para el análisis psicológico que para un razonamiento político. A mí, en cambio, me parece desconcertante que, cuando se discute sobre los grandes paradigmas políticos, nunca se tenga en consideración el "pensamiento político natural" del niño. ¿No demostró por su parte Jean Piaget que el niño tiene un elaborado pensamiento "natural" en lo que concierne a las dimensiones del conocimiento? ¿Por qué no habría de tener uno a propósito de sus relaciones con los demás y de la gestión del poder, o sea a propósito de la política? (...)

In nuce, el poder en una banda de niños es el homólogo del poder político. No es casual que en muchos relatos considerados "juveniles" nos encontremos con consideraciones penetrantes sobre mecanismos del "poder infantil". Así, por ejemplo, en Los muchachos de la calle Pál, de Ferenc Molnár, y en El señor de las moscas, de William Golding, que contienen ambos, entre otras cosas, finos análisis del poder en su estado naciente. (48)


Raffaele Simone, El Hada Democrática. Cómo la democracia fracasa, Taurus, Barna 2016